Actualidad


¿Por qué las videollamadas son tan agotadoras?
23 Feb 2021

¿Por qué las videollamadas son tan agotadoras?

Las videoconferencias no son ideales, pero podemos hacerlas más fáciles si comprendemos que existen múltiples formas de interactuar.

Ahora que hemos estado trabajando en casa durante casi un año, todos nos hemos familiarizado bastante con la mecánica de las videollamadas, tanto para el trabajo como para la vida social. Y todo el mundo también ha percibido el agotamiento que producen estas llamadas. En parte, nos estamos quemando porque, consciente o inconscientemente, estamos navegando por diferentes culturas de comunicación utilizando las herramientas de las reuniones en persona. 

En las videoconferencias que se han convertido en el método predeterminado de comunicación laboral durante la cuarentena, es más importante considerar los estilos culturales. Sin las señales no verbales que provienen de estar en la misma habitación que una persona, los choques culturales pueden agravar la fatiga de las aplicaciones de videollamadas que todos sentimos. 

En este artículo, veremos algunos choques de estilos culturales, que son los que hacen que las videollamadas sean más difíciles y cómo podemos ayudar a que fluyan. 

Esperar contra interrumpir

En cualquier conversación entre dos personas, una de las normas más importantes, posiblemente la central, son los comportamientos aceptados para intercambiar el control de una conversación.

Las conversaciones en las que cada uno de nosotros dice lo que tiene en mente, luego se detiene para indicar que la otra persona o personas pueden hablar, están basadas en la cultura de la espera. En ellas, es fundamental las pausas en la conversación e interrumpir a alguien antes de que termine de hablar se puede considerar increíblemente grosero.

En contrapartida la cultura de la interrupción, se basa en todo lo contrario. Las personas hablarán hasta que alguien más las interrumpa para responder. Las pausas son incómodas y deben evitarse.

Como podemos imaginar, estos dos estilos de conversación pueden provocar choques frustrantes, especialmente en las videollamadas. Cada lado hace cosas que considera comportamientos normales, pero el otro lado no lo aprecia de esta forma.

En las videollamadas, como en las conversaciones en persona, la cultura de interrupción puede ser la dominante, pero las videollamadas lo empeoran, puesto que en la mayoría de los casos solo permiten que una persona hable claramente a la vez; cuando otra persona interrumpe, a veces el audio se corta o se pierde el hilo de la conversación. Tratar de comunicarse a través de estas llamadas con una simple interrupción puede generar conversaciones unilaterales o ruidosas. 

En estas circunstancias, todos necesitamos aprender un poco de cultura de espera. Intente resumir lo que se quiere decir en unas pocas frases y confiar en que se entenderá o se harán preguntas. Hay que permitir más silencios y espacio para conversar, ya que no tenemos nuestras señales físicas para ayudarnos. Esto puede resultar más difícil para las personas a las que les gusta expresar ideas. En ese caso, establezca expectativas sobre la reunión. Por ejemplo, aclare desde el principio que es una “brainstroming”.

Cortesía positiva y negativa

Puede que te hayan educado para ser educado, pero ¿Le enseñaron a ser amigable y hablador con los demás o a evitar imponerse a los demás y estorbar en su camino? Esta es la diferencia entre la cortesía positiva y la negativa. 

Lo mejor para entenderlo es poner un ejemplo: una videoconferencia en la que están implicados varios departamentos de una empresa. El responsable de área que convoca la reunión comienza la videollamada preguntando sobre el fin de semana de los participantes. Algunos intervienen y comentan y otros interrumpen indicando que es mejor comenzar con el motivo de la videoconferencia para no perder el tiempo.

El responsable de área está tratando de ser positivamente educado, tratando a sus compañeros de trabajo de manera amigable y casual, y dándoles la bienvenida a esta interacción. En cambio, para los que no quieren perder el tiempo, toda la reunión es un poco descortés negativamente, ya que se interpone en el camino de su libertad de acción.

¿Cómo podemos encontrar un término medio aquí?

En primer lugar, debemos permitir una pequeña charla durante estas reuniones. El trabajo remoto puede resultar solitario, ya sea en cuarentena o no. Un poco de cortesía activa y comprometida puede facilitar las conversaciones reales, productivas y, a veces, polémicas. 

Pero, por otro lado, hay que tener en cuenta los tiempos y mantener una agenda, y respetarla.

Preguntar vs. adivinar

Imagina que estás visitando una ciudad en la que tienes unos amigos de un momento anterior de tu vida. Podrías hospedarte en un hotel y organizar una cena con ellos. Aunque, por otro lado, sabes que se acaban de comprar una casa grande y que podrías alojarte allí y así sería más fácil encontrarte con ellos. ¿Les llamas para quedarte en su casa?

Si dijiste que no es porque has adivinado que tal vez no sería un buen momento y no estás seguro de que la respuesta será sí. 

En la cultura de preguntas, tienes claro que no pasa nada por preguntar. Lo peor que te pueden decir es no. Consideras que, si te dicen que no, no será mala educación, porque la otra persona tiene total poder de decir sí o no. 

En situaciones laborales, tenemos que solicitar ayuda y asignar tareas a nuestros compañeros de trabajo todo el tiempo. Pero en situaciones remotas y virtuales, es más difícil construir el vínculo cercano que permitiría adivinar si la otra persona dirá sí o no.  

Para poder solventar esta situación debemos ser más atrevidos a la hora de pedir ayuda o repartir el trabajo a los más adecuados, y debemos aprender a encajar con mejor humor un no.

La conclusión al final es que las videoconferencias no son ideales, pero podemos facilitarlas un poco si comprendemos que existen múltiples formas de interactuar.

fuente: stackoverflow.blog 

 


Teletrabajo y soft skills ¿Estás preparado para el nuevo panorama laboral?
18 Feb 2021

Teletrabajo y soft skills ¿Estás preparado para el nuevo panorama laboral?

La pandemia ha cambiado por completo el mercado laboral y la forma de relacionarnos con nuestro trabajo y entorno. No solo implementando el teletrabajo de forma generalizada, sino también las habilidades que buscan las empresas a la hora de contratar a nuevos empleados.

Además, todo apunta a que ¡Estos cambios han llegado para quedarse!, por lo que te recomendamos que sigas leyendo y tomes nota de lo que te vamos a contar. ¿Estás preparad@?

Teletrabajo

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, solo un 8,4% de los ocupados en España teletrabajaba en 2019, por lo que esta modalidad de trabajo apenas estaba regulada cuando arrancó el confinamiento por la pandemia. Tanto las empresas como los empleados se vieron forzados de forma súbita a implantarlo, y lo cierto es que a día de hoy la mayoría de las empresas cuentan con una plantilla híbrida con empleados dentro y fuera de la oficina.

Muchos empleados se preguntan si volverán a su puesto de trabajo cuando la campaña de vacunación haya alcanzado a un porcentaje elevado de la población, pero la realidad es que la mayoría de las empresas mantendrá el teletrabajo durante 2021 por lo menos, y muchas lo seguirán conservando. Según la CEOE “Lo que está claro es que el teletrabajo ha llegado para quedarse” y ha insistido en que todavía existen varios retos que superar para que el trabajo no presencial sea efectivo y cumpla con unas condiciones mínimas.

La formación de la plantilla para funcionar en remoto será clave, así como reforzar la seguridad de los dispositivos, para evitar brechas digitales en las empresas.

En Befree hemos hecho una recopilación de las mejores herramientas que hay para teletrabajar y que os pueden ayudar en vuestro día a día.

  • Microsoft Teams: Es una plataforma unificada de comunicación y colaboración, donde te puedes crear un chat con distintos canales para organizar equipos y la posibilidad de mandar mensajes privados entre trabajadores. Además, se puede combinar con un sistema de reuniones en vídeo o almacenamiento de archivos.
  • Se integra con la cuenta de Microsoft 365 y sus aplicaciones, de manera que desde ella se puede ir abriendo todas las herramientas ofimáticas y utilizarlas sólo o de forma grupal con los compañeros de trabajo.
  • Skype: Es un software que permite que todo el mundo se comunique. Se puede utilizar para hacer llamadas y videollamadas gratis individuales y grupales, enviar mensajes instantáneos y compartir archivos con otras personas que usan Skype. También te da la posibilidad de grabar las llamadas, habilitar subtítulos en directo o comunicarte mediante el chat inteligente. Se puede descargar gratis y es fácil de usar.
  •  Slack: Cuenta con opción de videollamadas, permite crear grupos de chat entre los trabajadores de un proyecto concreto y comprobar la evolución del trabajo progresivamente.
  •  Zoom: Permite realizar videoconferencias por video, audio o ambos, uniendo a personas de todo el mundo a través de una cámara web o un teléfono.
  •  Google Drive: Permite guardar, compartir y acceder a los archivos desde cualquier dispositivo, pudiendo ocupar hasta 15 GB de espacio de almacenamiento gratuito. Necesitas tener una cuenta en Google.
  • Dropbox: Se puede crear una cuenta sin la necesidad de tener un mail asociado a una compañía específica, lo que permite más flexibilidad que otras opciones. Permite subir y transferir archivos a la nube, y compartirlos con quien quieras. También puedes crear copias de seguridad de fotos, vídeos y documentos.
  • OneDrive: Es el servicio de almacenamiento en la nube de Microsoft, lo que lo convierte en una herramienta de utilidad para guardar y emplear o descargar documentos y vídeos. Es una plataforma que permite además compartir estos archivos con posterioridad y tener acceso desde cualquier dispositivo.
  • WeTransfer: Es una aplicación basada en la nube especialmente diseñada para la transferencia de archivos. Su principal ventaja es que no te obliga a crear una cuenta para poder utilizarlo. Tampoco la persona que va a recibir el archivo tiene que crearse una cuenta, por lo que puedes realizar toda la operación sin tener que molestarte ni molestar a nadie con dar pasos previos antes de recibir los archivos.
  • Trello: Es una herramienta que facilita el trabajo colaborativo mediante el uso de tarjetas, listas y tableros. Permite al usuario organizar y priorizar los proyectos según su importancia. Además, también da la posibilidad de añadir comentarios, adjuntar archivos, poner fechas de vencimiento, y muchos más detalles que te ayudarán a profundizar y a ser más productivo.
  • Jira: Es una herramienta para la administración de tareas de un proyecto, el seguimiento de errores e incidencias y para la gestión operativa de proyectos.
Soft skills más demandadas

Por otro lado, todo apunta a que esta nueva forma en la que se concibe el mercado laboral ha revolucionado también las habilidades que los reclutadores buscan entre los nuevos empleados. Las soft skills y las competencias digitales son a día de hoy, las protagonistas y son muchas las empresas que ya no solo valoran los conocimientos sino también todas estas habilidades.

Según la consultora McKinsey, “se estima que para el 2030, la demanda de habilidades tecnológicas aumentará en un 55%, los requisitos para las habilidades sociales y emocionales (liderazgo, gestión, etc.) aumentarán un 24 % y la demanda de habilidades altamente cognitivas (como la creatividad o el procesamiento de información compleja) aumentará un 8%”. Por eso es muy importante no quedarse atrás y tener en cuenta cuales son las que se están demandando.

Te dejamos nuestro listado:

  • Resiliencia: Es la capacidad de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas y salir reforzados. Las personas resilientes no solo son capaces de sobreponerse a las adversidades que les ha tocado vivir, sino que van un paso más allá y utilizan esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial.
  • Aprendizaje constante y mentalidad de crecimiento. Esta mentalidad permite llevar siempre el desarrollo continuo, afrontando nuevos retos y entusiasmo por aprender. Es de las más demandadas.
  • Compromiso. Las empresas buscan empleados comprometidos con la visión de la compañía y que se impliquen en la consecución de los objetivos.
  • Demuestra la capacidad y la voluntad de aceptar nuevas tareas y nuevos desafíos con calma y sin complicaciones.
  • Pensamiento crítico. Es la capacidad de analizar un aspecto tratando de evitar sesgos y tener argumentaciones basadas en la reflexión. Es evaluar cuestionando. Tiene una repercusión directa en la toma de decisiones y en la resolución de problemas.
  • Trabajar en equipo. Remar en el mismo sentido para obtener un beneficio como resultado de la tarea a realizar, independientemente de los intereses personales.
  • Creatividad. Implica tener la capacidad de salir de la zona de confort para apostar por conceptos o retos innovadores.

¿Has tomado nota de nuestras herramientas de teletrabajo? Y tú, ¿cuáles utilizas?

Y las soft skills, ¿crees qué se nos ha olvidado alguna?


Panorama freelance en Europa 2021
09 Feb 2021

Panorama freelance en Europa 2021

Las nuevas tendencias que marcarán el mercado laboral, harán que los freelances sean un recurso muy atractivo.

La semana pasada se presentó en un encuentro virtual el informe ‘Panorama Freelance en Europa 2021’, elaborado por Malt en colaboración con Boston Consulting Group (BCG) en el que se analiza la situación de lo que el Foro Europeo de profesionales independientes (EFIP) cataloga como I-Pros, profesionales autónomos altamente cualificados especializados en el sector de las TIC que suman ya más de 3 millones en los tres países estudiados: Francia, Alemania y España.

Del informe se extrae que la digitalización está impulsando un cambio drástico en el mercado, donde en torno a 1.000 millones de puestos de trabajos verán modificadas las competencias o habilidades requeridas hasta 2030.

Las empresas se enfrentan a una escasez de competencias y se ven abocados, para hacer frente a estos cambios, a planificar de manera estratégica sus necesidades de talento desde el punto de vista de las competencias, impulsando programas que estimulen un aprendizaje continuo.

En este sentido, los freelances verán favorecido su papel en el nuevo contexto que se avecina. Las nuevas tendencias que marcarán el mercado laboral: el crecimiento del trabajo en remoto, el foco en la digitalización, la imposición de nuevas formas de trabajo ágiles y la diversificación de subcontratas, hará que los freelances sean un recurso muy atractivo.

753.000 profesionales freelances en España

Otro dato interesante del informe es que, en la última década, el freelancing ha experimentado un crecimiento superior al 40% en España, hasta alcanzar los 753.000 profesionales.

Este importante incremento es resultado de la creciente competitividad y digitalización del mercado, que ha fomentado la apertura del tejido empresarial a este tipo de perfiles, que contribuyen a impulsar la innovación a través de su contacto directo con las tecnologías más vanguardistas, su adaptabilidad y estar enfocados en resultados. A la hora de incorporarlos, las necesidades que más frecuentemente buscan cubrir las compañías son flexibilidad (82%), especialización o competencias específicas (80%) y eficacia (62%).

Como precursores de estas nuevas formas de trabajo, los expertos freelance actúan como catalizadores de la transformación digital de las empresas y del nuevo modelo de trabajo.

En España, la edad media de los profesionales freelance se sitúa en 40 años, una cifra muy similar a la media de los tres países analizados (41 años) y cuentan con una experiencia media de 6 años como consultores independientes. En cuanto a la localización, el 80% reside en Madrid y Barcelona, y el 85% se dedica a tres de las especialidades que más se encuentran en auge: Imagen y Sonido y Diseño gráfico (37%), Tech & Data, Data Scientist o DevOps (27%) y los expertos en Comunicación y Marketing (21%).

En cuestión de género, en España la presencia masculina aún es ampliamente superior a la femenina, ya que dos de cada tres consultores independientes son hombres (66%). Sin embargo, el estudio muestra una clara evolución ascendente en la presencia femenina desde 2016, con incrementos reflejados en prácticamente todos los sectores.

 

 

 


Ayudas para autónomos a partir del 1 de febrero
25 Ene 2021

Ayudas para autónomos a partir del 1 de febrero

Mañana martes, 26 de enero, entrará en vigor el nuevo plan de ayudas para autónomos que estará vigente desde el próximo 1 de febrero.

El Gobierno y las asociaciones de los trabajadores autónomos han alcanzado este fin de semana un acuerdo para prorrogar hasta el 31 de mayo el paquete de ayudas para paliar los efectos de la pandemia generada por el covid- 19.

Este nuevo plan recoge condiciones más flexibles para poder acceder a la prestación extraordinaria por cese de actividad y, contempla un aplazamiento, de momento hasta el 31 de mayo, de la subida de cuota prevista en 2021.

Asimismo, se ha anulado el requisito anterior de haber sido beneficiario con anterioridad, entre marzo y junio, para acceder a la prestación.

Y además, se eliminan las trabas para acceso a la ayuda para autónomos de temporada y se reduce del 75% al 50% el nivel de caída de actividad para acceder a cobrar la prestación y tener exoneración del 100% de las cuotas dando respuesta a los autónomos que sufren limitaciones de aforo y horario.

Cese de actividad flexible

Con este nuevo plan se contemplan hasta cuatro casos en los que los autónomos podrán acceder al cese de actividad extraordinario.

  • Si se obliga al cierre total de los establecimientos y negocios, podrán solicitar el cese de actividad los autónomos cuyo negocio no puede funcionar en su totalidad por la aplicación de esta medida y podrán recibir el 50% de la base y exonerado del pago de cuotas.
  • Y si las restricciones implican una fuerte caída de ingresos, podrán solicitar el cese de actividad extraordinario los trabajadores que vean reducirse en un 50% los ingresos por las medidas restrictivas, recibiendo una prestación del 50% de la base y quedando exonerado de la cuota.
  • Si las restricciones aplicadas suponen una caída de ingresos, pero se mantiene la actividad, se podrá pedir el cese de actividad y continuar con la actividad comercial siempre que se justifique una caída del 50% de los ingresos. En este caso, podrán recibir el 50% de la base reguladora.
  • En el caso de los autónomos de temporada, se otorgará el 70% de la base reguladora, quedando exento de la cuota.

Para las asociaciones de autónomos, estas modificaciones servirán para duplicar el número de autónomos que se beneficien de la prestación extraordinaria por cese de actividad.

Hacienda rechaza la deducción de los gastos de teletrabajo en los confinamientos

Pero no todo son buenas noticias, el viernes 22 de enero también nos enteramos de que la Dirección General de Tributos ha rechazado la deducción de los gastos de teletrabajo en los confinamientos por tratarse de una circunstancia “ocasional y excepcional”. Así se deduce de la respuesta dada por la Dirección General de Tributos a la consulta de una autónoma que había solicitado esta deducción de los gastos de suministro, como luz o internet, ya que no podía acudir al local por el confinamiento derivado de la pandemia.

 


La acción, la estrategia, el equipo y la comunicación serán clave para las pymes en 2021.
14 Ene 2021

La acción, la estrategia, el equipo y la comunicación serán clave para las pymes en 2021.

La escuela de negocios Level UP reunió a expertos como el conferenciante y escritor Leopolgo Abadía y la experta en copywriting Maider Tomasena en el evento online Reinicia tu negocio

En él, se habló de los principales retos a los que se enfrentan pymes, emprendedores y autónomos en 2021 y de los aspectos que serán necesarios para combatir la situación de incertidumbre generada por la pandemia.

“Lo más importante para superar esta crisis es no achantarse”, explicó Abadía. En este sentido, el escritor apeló a la positividad para superar la actual situación y a la necesidad de salir adelante buscando fórmulas diferentes. “Es momento de buscar alternativas. Hay que hablar con la gente y buscar consejos para mejorar” destacó Abadía. El escritor, además, destacó el papel de la tecnología y las oportunidades que ofrece. “Hoy en día se cuenta con medios que hace unas décadas no teníamos. Hay que aprovechar todo su potencial”, defendió Abadía.

Carlos Delgado, CEO de Level UP, coincidió con el escritor y destacó que la estrategia más importante para 2021 será la acción. “No nos podemos quedar parados ante la incertidumbre, lo único que no genera resultados es quedarse quieto. Siempre han habido problemas y dificultades, y siempre los habrá. Siempre hay que estar preparado para el cambio”. 

Una estrategia definida

Muchas empresas no dedican tiempo a la estrategia y el error es renunciar a estos procesos. Es fundamental dedicar un tiempo en definirla analizando la situación previa, el punto actual, visualizando donde queremos llegar en un plazo de 5 años y marcando los objetivos del año planificando acciones.

Para Tomasena, la estrategia tiene que ir acompañada de una buena comunicación. En este sentido, la experta en copywriting destaca la importancia de conocer al cliente mediante la escucha activa y la comprensión. “Es un error no tener información sobre el cliente. El cómo comunicar es fundamental y ser honestos juega un papel clave. Hay que generar expectativas y cumplir con ellas”, aseguró. 

El equipo: un pilar

Durante el evento se habló de la importancia del equipo en una empresa. En este sentido Abadía habló del empresario como un “fabricante de líderes”. “Es muy importante trabajar con un equipo que en cualquier momento pueda sustituirme. Hay que formar a la gente y darles herramientas que también ayuden al empresario”, aseguró el escritor. 

Un equipo comprometido es necesario para conseguir resultados. Es necesario saber qué tareas delegar, la importancia de un liderazgo, y de rodearse de los mejores y de premiar al equipo tras los éxitos.

 

Fuente: Cepyme


6 cosas que 2020 nos ha enseñado a nivel empresarial y de liderazgo
14 Dic 2020

6 cosas que 2020 nos ha enseñado a nivel empresarial y de liderazgo

2020 ha sido un año lleno de dificultades. Los líderes se han visto obligados a reformular la forma en que hacen negocios, interactúan con sus equipos y cómo enfocan su tiempo y atención. 

Para algunos, ha sido un año de crecimiento, ya que se han encontrado en una posición privilegiada para atender a su base de clientes durante el confinamiento. Otros se han visto obligados a reinventar sus negocios para poder atender a sus clientes de forma segura. Dondequiera que te encuentres en ese espectro, aquí hay seis cosas que 2020 nos ha enseñado como líderes. 

 

Cómo encontrar oportunidades en medio de una crisis

La creatividad de los líderes durante el último año ha sido impresionante. Han ideado formas creativas de servir a su base de clientes manteniendo a todos a salvo; han cambiado a modelos 100% remotos, ahorrando gastos generales y recursos; han ideado formas de ofrecer servicios sin contacto y expandirse a nuevos mercados. Y la lista sigue. 2020 ha obligado a todos a pensar fuera de la caja y a ser creativos con la forma en que sirven a su base de clientes. 

Cómo adoptar las nuevas tecnologías

2020 ha sido el año de las reuniones en Zoom y Teams. Atrás quedaron los días de las conversaciones casuales. Todos nos hemos acostumbrado a trabajar desde casa. Hemos aprendido nuevas tecnologías, hemos mejorado o comenzado a implementar software de gestión de proyectos y hemos aprendido a utilizados los fondos virtuales de Zoom para ocultar habitaciones y oficinas en hogares desordenados.

Cómo incrementar la profundidad estratégica dentro de las empresas

Este año ha sido una llamada de atención para muchos líderes. Esta puede haber sido la primera vez que muchas personas han contemplado su puesto dentro del negocio y han tenido que considerar cómo sería si enfermaran o algo peor. Este año ha enseñado a todos los líderes que capacitar a los equipos para una emergencia ya no es una opción sino una necesidad.

Cómo ayudar a los empleados y a los padres y madres que trabajan a encontrar un buen equilibrio entre la vida laboral y personal

Trabajar desde casa con un cónyuge o con niños, puede hacer que las cosaas sean mucho más desafiantes. Y los líderes han tenido que aprender a ser flexibles y comprensivos con los desafíos a los que se enfrentaban sus empleados en el día a día. Han tenido que ajustar sus expectativas, el tiempo de concentración y el horario tradicional de 9 a 5 para ayudar a todos a encontrar un buen equilibrio entre el trabajo y la vida. 

Cómo mejorar los márgenes y estirar los presupuestos

Ya sea por necesidad o simplemente tratando de aprovechar al máximo los recursos que tienen, este año muchos dueños de negocios se han enfocado en cómo mejorar sus márgenes y estirar sus presupuestos. Han aprendido a analizar los gastos de cerca y a decidir qué es estratégico y qué se podría suspender hasta 2021.

Cómo concentrarse en lo que realmente importa

Por último, pero no menos importante, 2020 ha enseñado a los líderes y empleados a centrarse en lo que realmente importa. Mantener relaciones auténticas con los clientes, apoyar a los miembros de los equipos y encontrar tiempo y conexión con los amigos y seres queridos. 

 

Al recordar este 2020 y todo lo que has superado, coge estas lecciones y aplícalas en tu estrategia 2021. Mantén tu enfoque en lo que más importa para tu negocio y tu equipo y sé creativo con tu forma de pensar y hacer negocios.

Fuente: Cepyme


Así son los principales retos de los autónomos de cara a 2021
23 Nov 2020

Así son los principales retos de los autónomos de cara a 2021

Cuando se acerca el final del año es momento de que los autónomos hagan balance de cómo ha ido su negocio y empiecen a preparar su presupuesto de cara al año siguiente. También es el momento perfecto para analizar un poco el entorno y detectar posibles retos que haya que afrontar en los próximos meses. 

Lo que ha pasado este año era imposible de prever, así que la gran mayoría de los profesionales por cuenta propia se han quedado muy lejos de los objetivos que se habían marcado para 2020, y el momento de incertidumbre que atravesamos les complica todavía más el poder elaborar una previsión de ingresos y de gastos de cara a 2021. Pero conviene estar preparados y conocer los retos que hay que afrontar y superar (en medida de lo posible), y son los siguientes: 

Aumento de la liquidez de los autónomos

A un autónomo le preocupa mucho la rentabilidad de su negocio, pero también su liquidez. Porque de nada sirve tener miles de euros pendientes de cobrar por trabajos prestados o productos entregados si cuando llega el momento de pagar los impuestos o de pagar facturar no hay dinero líquido suficiente para hacerlo. 

En los últimos meses los autónomos han prestado especial atención a medidas encaminadas a aumentar su liquidez, y parece que de cara a 2021 esto seguirá siendo una tendencia. El establecimiento de nuevas políticas de pago o la reducción del gasto serán bastante habituales el año que viene. 

El incremento de la morosidad

Es un hecho que desde hace ya varios meses la morosidad está aumentando de forma importante. Afortunadamente, no se llega a los niveles vistos durante la crisis de 2008, pero si la situación se agrava podrían verse cifras similares. Además, hay sectores que lo están pasando especialmente mal (hostelería, turismo, acero, etc.), por lo que el riesgo de que empresas que operan en ellos dejen facturas sin pagar es alto. 

Incluso los autónomos cuyo volumen de facturación es bueno en el momento actual pueden verse afectados por la morosidad. Si sus clientes no hacen sus pagos a tiempo, o directamente no los hacen, no es solo que el profesional tenga un problema puntual de liquidez, es que puede acabar convirtiendo también a él en un moroso por no tener dinero para pagar. 

Posibles cambios en el sistema de cotizaciones de autónomos

Este es un tema que ha dado mucho que hablar en las últimas semanas y que seguro que también copará muchos titulares en 2021. Desde el Ministerio de Seguridad Social se ha propuesto hacer un cambio en el sistema de cotización de los autónomos y adoptar un modelo basado en ingresos reales.

Los representantes de los profesionales por cuenta propia calculan que esto podría afectar a millones de autónomos. Unos 700.000 verían subir su cuota, mientras que algo más de un millón se beneficiarían de una rebaja. En todo caso, es un tema que está sobre la mesa y que seguramente se resuelva en los primeros meses de 2021, lo que añade un poco más de incertidumbre a la situación.

Evolución de la pandemia de Covid-19

La crisis sanitaria ha derivado en una crisis económica, y los autónomos están entre los más afectados. Mientras no haya una vacuna lo único que se puede hacer es tomar medidas que limiten el contacto social, lo que implica que bares, restaurantes, lugares de ocio, centros comerciales, etc. están con su aforo e incluso con su horario reducido

En función de cómo evolucione la pandemia, quienes están al frente de pequeños negocios podrán obtener más o menos rentabilidad con los mismos. Si los casos se reducen y las medidas se flexibilizan, los autónomos podrán trabajar más y aumentar sus ingresos, pero si las medidas se endurecen pueden verse obligados incluso a hacer un cierre temporal de su negocio. 

La necesidad de los autónomos de afrontar la transformación digital

Si algo nos ha demostrado la llegada de la pandemia de coronavirus es que ya no hay excusas para seguir retrasando la transformación digital, ni tan siquiera en los pequeños negocios. Los autónomos saben ahora que de su adaptación a las nuevas tecnologías puede depender directamente tanto la rentabilidad del negocio como la supervivencia del mismo.

Este es un reto importante, porque no implica solo hacer una inversión económica. Primero es necesario que los autónomos se formen e informen sobre qué medidas son las más adecuadas para su actividad y cuáles sería interesante aplicar en primer lugar. Aquellos que no han emprendido ya esta tarea, tendrán que hacerlo sin falta en los primeros meses de 2021.

Cambios en la fiscalidad

La situación sanitaria actual implica destinar muchos recursos tanto a la sanidad como a las ayudas para asalariados y profesionales que están sin trabajar. Esto supone un coste extra que el Estado tiene que intentar compensar cómo pueda. De ahí que ya se esté hablando mucho de posibles cambios en la fiscalidad. 

Por el momento está previsto subir el IVA de bebidas azucaradas y edulcoradas, lo que afectará directamente a los autónomos que trabajan en el sector de la hostelería, que verán reducirse el consumo de estos productos. Además, suben los impuestos aplicados al diésel y las aportaciones a los planes de pensiones dejarán de desgravar tanto como hasta ahora.

Hacer frente a la crisis económica

De todos los retos que afrontarán los autónomos en los próximos meses, este es uno de los más importantes. Porque incluso aunque llegue pronto una vacuna, los expertos creen que la recuperación económica no se va a dar de un día para otro. Las familias han perdido muchos recursos económicos y esto influye de forma directa en el consumo. 

Con menos personas consumiendo, o consumiendo mucho menos de o habitual, los más afectados son los autónomos que están al frente de pequeños negocios. Tanto es así que muchos expertos creen que para estos la recuperación no será algo tangible hasta mediados de 2022.

Aunque todo el mundo está deseando que se acabe 2020, todo parece indicar que 2021 tampoco será especialmente bueno para los profesionales. No obstante, los autónomos seguirán demostrando que están hechos de otra pasta y continuarán luchando para sacar sus negocios adelante.

Fuente: Merca2


La pandemia deja huella en la logística
13 Nov 2020

La pandemia deja huella en la logística

El coronavirus ha trastocado todos los ámbitos de la sociedad dejando un entorno mucho más volátil e impredecible. Las organizaciones se han visto obligadas a hacer frente a diversos desafíos para mitigar los efectos de la pandemia y adaptarse a esta nueva realidad. En ese proceso, la innovación y la digitalización han sido dos de los ingredientes que han tenido que agregar a sus negocios. Este es el caso de la logística, un sector considerado como esencial durante la pandemia.

En este contexto, recientemente, la Organización Empresarial de Logística y Transporte, UNO, y la consultora Everis han lanzado un informe titulado Tendencias tecnológicas post COVID-19 en el sector logístico para facilitar a las compañías la detección de los desafíos que se presentan, así como las herramientas clave para afrontar este momento. “La pandemia ha puesto a prueba la resiliencia y adaptabilidad de las cadenas de suministro, acelerando los retos que ya existían y trayendo algunos nuevos a los que hacer frente lo más rápidamente posible”, expresa el informe.

Por su parte, el presidente de la patronal logística, Francisco Aranda, ha recalcado que la crisis del COVID-19 ha adelantado cinco años la innovación y la digitalización. Al mismo tiempo, ha expresado que “si antes de esta la eficiencia de las operaciones estaba dejando de ser una ventaja competitiva, ahora ya se ha convertido en una obligación de cara a asegurar la continuidad de las empresas”.

Omnicanalidad

Uno de esos desafíos es la omnicanalidad debido al sustancial incremento de las compras por internet y a la necesidad de evitar el contacto. Es mas, “se afianza como uno de los principales y más imperiosos de implantar” en las compañías. Así los consumidores pueden escoger el canal de compra con el que más cómodos y seguros se encuentren. Por una parte, surgen nuevos modelos de entrega final como, por ejemplo, hacer llegar los paquetes a establecimientos transformados en puntos de conveniencia o a taquillas, retirarlos en tienda o convertir los comercios físicos menos concurridos en espacios de preparación y/o recogida de paquetes. Por otra parte, con el objetivo de reducir desplazamientos y evitar aglomeraciones de personas, el reto “pasa por potenciar y simplificar estos canales de venta”.

Además de acentuarse la necesidad de digitalizar la documentación para eliminar el contacto entre los trabajadores, los repartidores y/o usuarios, la automatización de procesos y la gestión de la cadena de suministro -Smart Supply Chain-, considerada una tendencia antes de la pandemia, ahora ha pasado a “ser una obligación”. “La automatización de almacenes y el uso de robots para ayudar a su gestión y dimensionamiento ha adquirido mayor relevancia, pues aparte de optimizar, ayudan a la implantación del “contacto cero” al necesitar menos personal humano”, según expresan en el informe.

La tecnología está ayudando a que la digitalización de la cadena de suministro sea una “realidad palpable”. Drones, vehículos autónomos, robots industriales, IA, gamificación, realidad virtual, plataformas colaborativas, taquillas inteligentes, RPA, Big Data, Analytics, Blockchain, fabricación ·D son algunas a las que otorgan especial relevancia.

Por otro lado, contar con una cadena de suministro sostenible y responsable “ha dejado de ser una idea a tener en cuenta para convertirse en una necesidad a corto plazo con el fin de dar respuesta al cambio de necesidades y hábitos de consumo”. En el documento también hablan del talento 4.0 y explican que el reconocimiento público que ha tenido el sector en la crisis sanitaria puede convertirse en una ocasión para atraer profesionales, ya que consideran que, tradicionalmente, ha sido complicado para cualquier operador logístico.

Finalmente, en este contexto, también surgen modelos colaborativos y nuevos modelos de negocio. Respecto a esto último señalan que “la capacidad de adaptarse es vital para mitigar el impacto de cualquier crisis por lo que es el momento de la innovación abierta y el intraemprendimiento”.

Fuente: DirigentesDigital


El teletrabajo va a seguir siendo uno de los objetivos principales de los ciberdelincuentes
20 Oct 2020

El teletrabajo va a seguir siendo uno de los objetivos principales de los ciberdelincuentes

La Covid-19 no solo ha acabo con la cotidianidad de los ciudadanos; también se ha convertido en un arma poderosa en mano de los criminales. Durante los últimos meses las ciberestafas en las que se emplea el coronavirus como cebo o los ataques contra empresas a través de sus herramientas de teletrabajo se han transformado en algo habitual. En una realidad con la que la sociedad ha tenido que aprender a vivir y que no va a desaparecer en el futuro más próximo. Así lo sostiene, al menos, el reciente informe Ciberamenazas y Tendencias elaborado por el Centro Criptológico Nacional.

Según se recoge en el estudio, los piratas informáticos han encontrado en la nueva normalidad un campo fértil. Especialmente gracias a la llegada de un trabajo en remoto para el que la mayoría de las empresas no estaban preparadas. Y a día de hoy, en muchos casos, siguen sin estarlo.

Un informe elaborado por Proofpoint el pasado mes de mayo, y en el que participaron más de 3.500 usuarios de varios países, entre ellos España, puso de manifiesto que las empresas y los trabajadores no son conscientes de los peligros que implica el aumento de la superficie de exposición en la red de una compañía. Así lo demostró, por ejemplo, el que más de la mitad de los encuestados reconociesen que permitían que familiares y amigos utilizasen sus herramientas de trabajo para asuntos personales. O que según otro estudio, en este caso elaborado por Kaspersky, el 43 por ciento de los teletrabajadores vean contenido para adultos desde ordenadores y «smartphones» destinados a fines laborales.

Meses después, ya en pleno septiembre, expertos en ciberseguridad consultados por ABC sostienen que las empresas siguen sin hacer los deberes a la hora de protegerse debidamente y de enseñar a sus empleados a utilizar sus herramientas de forma responsable. Algo que es necesario que cambie. Especialmente teniendo en cuenta que la tendencia, como señala el Centro Criptológico Nacional, no va a desaparecer y que el teletrabajo, según los estudios más recientes, tampoco. La firma de seguridad Fortinet publicó el pasado martes un estudio en el que afirmaba que el 30% de las organizaciones espera que más de la mitad de sus plantillas sigan realizando sus labores en remoto cuando la Covid-19 remita.

Falta de pedagogía (y de interés)

«Sigue haciendo falta que las empresas se tomen más en serio la defensa, especialmente en el caso de las pequeñas y medianas. En estos momentos estamos viendo muchos ataques a través de redes VPN -necesarias en muchos casos para el trabajo en remoto- y por medios más tradicionales, como el correo electrónico. También sigue siendo necesario que se hagan más esfuerzos en pedagogía dentro de las compañías a todos los niveles, desde el trabajador hasta el director general», explica a este diario Josep Albors, jefe de concienciación de la empresa de ciberseguridad ESET.

Por su parte, Lorenzo Martínez, director de la consultora informática Securízame, afirma que está convencido de que el trabajo en remoto va a seguir siendo uno de los principales objetivos de los ciberdelincuentes en el futuro más próximo: «Va a seguir motivando que los ataques en internet crezcan. Nosotros en Securizame estamos viendo esta tendencia constantemente en muchísimos sectores. El aumento de la superficie de exposición de la empresa, debido a que muchos de los trabajadores estén en sus casas trabajando, tiene parte de la culpa».

Martínez, al igual que Albors, destaca que las empresas siguen sin prestar la suficiente atención a la seguridad de sus redes. Incluso cuando un tercero les explica que ha detectado una vulnerabilidad crítica. «En el mes de abril hice experimentos buscando puertos de escritorio remotos expuestos en internet y fui capaz de identificar más de 100 empresas españolas expuestas. Contacté con muchas de ellas y no me hicieron ni el más mínimo caso. Encontré casos de centros médicos -tanto para seres humanos como para animales- gestorías, bufetes de abogados y empresas de construcción, alimentación o limpieza entre otras», dice el director de Securízame.

«Estos fallos de seguridad permitirían a un ciberdelincuente realizar pruebas de fuerza bruta con cuentas conocidas. Evidentemente, en muchos de esos casos das con una cuenta que tiene privilegios de administrador y puedes entrar y montar una escabechina gorda. Si hace esto una persona con unas intenciones maliciosas puede robar datos y cobrar un rescate a cambio de recuperarlos», completa Martínez. El experto destaca, a su vez, que la única solución efectiva para este problema, más allá de la prevención, es contar con una copia de seguridad de la información de la empresa que sea realmente eficiente.

Fuente: ABC


Cuando más se digitaliza el país, más tiempo pasas sentado
01 Oct 2020

Cuando más se digitaliza el país, más tiempo pasas sentado

La tecnología actual nos proporciona una calidad de vida enorme, inédita en nuestra historia, pero también está modificando cómo vivimos, nuestra conducta cotidiana”, explica Ernesto de la Cruz, investigador responsable del departamento de actividad física y deporte de la Universidad de Murcia. Esta transformación se hace evidente en nuestros hábitos: la tecnología nos vuelve más sedentarios. Pero no está tan claro el alcance de ese impacto ni el efecto que tiene en nuestra salud. “Es necesario abordar este efecto colateral de la digitalización porque en términos sanitarios tiene un coste económico muy importante”, advierte el experto.

El último estudio publicado por De la Cruz junto con Antonio Moreno y Jesús García responde a la necesidad de poner cifras a este desequilibrio. Según sus cálculos, por cada décima que un Estado avanza en el índice de economía y sociedad digital (DESI) que elabora la Comisión Europea, sus ciudadanos pasan 12,6 minutos más al día en sus asientos. “Nos dedicamos a lo que se conoce como epidemiología social, que es una rama dedicada al estudio de los efectos de diferentes factores estructurales y sociales sobre la salud de la población” precisan.

En el caso del progreso tecnológico, parece que los efectos de esos avances se hacen patentes en nivel de actividad que incorporan nuestras rutinas y, consecuentemente, en nuestra salud. “Se ha descrito que pasar sentado más de la cuarta parte del día (quitando horas de sueño) incrementa la morbilidad y la mortalidad por todas las causas, con independencia de que se haga ejercicio dos o tres veces por semana. Pasar más de cuatro horas sentados tiene un efecto negativo sobre nuestra salud”, señala el experto.

Los investigadores confirmaron sus sospechas a través del estudio de la relación entre el índice DESI y el tiempo que pasamos sentados. De acuerdo con los datos de la Comisión Europea, Rumanía es el país menos avanzado en su transformación digital (0,33), y también es el que menos tiempo invierte en sillas, sillones sofás y derivados, concretamente, cuatro horas al día. En el otro extremo aparecen Dinamarca y Países Bajos: el primero lidera el ranking de DESI (0,71) y ocupa el segundo puesto en cuanto al tiempo que sus ciudadanos pasan sentados (6 horas diarias), mientras que Países Bajos, que se lleva el oro en esta última categoría (6,5 horas), también forma parte del grupo de naciones más avanzadas en lo digital.

“Lo cierto es que no esperábamos encontrar tantas diferencias entre los países de la Unión Europea, pero existen diferencias muy importantes en términos de desarrollo de economía y sociedad digital, y consecuentemente, en el tiempo que la población pasa sentada en cada país”, comenta De la Cruz. España ocupa una posición intermedia: con un índice DESI de 0,54, los españoles pasan una media de 4,4 horas sentados cada día.

Más dispositivos, menos movimiento

Pero la relación con el indicador de digitalización no es la única variable que muestra este comportamiento. De la Cruz y sus compañeros también han abordado el fenómeno desde la perspectiva individual, tomando en cuenta el número de dispositivos digitales de consumo que posee cada persona. “Nuestro trabajo también apunta a que, efectivamente, tener más dispositivos supone pasar más tiempo sentado“, revela el investigador.

¿Podemos hacer algo para frenar el progreso tecnológico? No parece probable y muchos rebatirían la pertinencia de hacerlo. ¿Podemos despegarnos de la silla? Tampoco es fácil, pero hay algo de esperanza. “El problema es que en nuestro entorno, en nuestra jornada laboral o escolar, nos imponen ese sedentarismo. Y si añadimos el tiempo libre que pasamos sentados, es muy fácil rebasar esa cantidad. Hay que intentar, al menos, intercalar desplazamientos con frecuencia, a lo largo del día”, razona el experto.

Además, no se salvan ni los deportistas medianamente comprometidos. Dos sesiones semanales de ejercicio físico, media hora diaria… Todo se queda corto en lo que a gasto energético se refiere. “El movimiento total es lo que cuenta”, zanja De la Cruz. Su consejo es apostar por trayectos cortos en los desplazamientos cotidianos: “Caminar o usar la bicicleta para trabajar y comprar, usar escaleras… Y también organizar nuestra jornada para que podamos ser más activos. Institucionalmente hay que fomentar estos cambios, diseñar entornos y jornadas de forma inteligente, e individualmente hay que aprovechar cualquier oportunidad para mantenerse activo”.

La tecnología como aliada

En línea con esto, es recomendable activar las alertas, sobre todo mientras duren las limitaciones que la pandemia impone sobre la movilidad. De la Cruz no cree que sea necesario, ni realista, bajarse del tren de los avances tecnológicos. De hecho, los mismos avances que nos mantienen en nuestros asientos pueden convertirse en herramientas para incrementar nuestra actividad. Teléfonos móviles, relojes inteligentes y pulseras de actividad ya incorporan aplicaciones que nos permiten evaluar nuestro gasto energético y fijar objetivos diarios.

Las empresas que nos dan esto dispositivos también tienen, opina el investigador, parte de la responsabilidad en cuanto al modo en que diseñan sus dispositivos: “Es una cuestión de supervivencia a tener en cuenta. Las tecnológicas que quieran tener futuros deben ofrecer a los consumidores productos saludables y sostenibles”

Los investigadores subrayan que durante años hemos dado por sentado que la digitalización tiene un impacto notable sobre nuestras rutinas, pero no se ha hecho especial esfuerzo en confirmarlo ni cuantificarlo. En este contexto, su estudio es el primer paso de un camino mucho más largo. “Hace falta un seguimiento para ver la evolución global de estos cambios estructurales en cada país, y evaluar las iniciativas institucionales para minimizar este fenómeno. Y también trabajos en los que se pueda evaluar de forma longitudinal qué impacto tiene la digitalización sobre las personas”, señala De la Cruz. “Es necesario que las instituciones y gobiernos replanteen este avance teniendo en cuenta criterios de salud y sostenibilidad”.

Fuente: Retina



Page 1 of 7312345...102030...Last »